Este negocio acaba de cambiar de dueños, negocio familiar, la dueña CRISTINA atenta y muy servicial, cocinera su madre, formidable cocinera. 
El local es amplio con sofás en el fondo, unas cuantas mesas para comer, y una terraza para fumadores,  es muy acogedor. 
Lo mejor las tapas, buena calidad, buenos precios (creo que demasiado barato)  (sobre dos euros y no llega a ello)  esperemos que mantengan esta línea, me dice que lo importante en estos negocios es la calidad que yo también comparto. 
Podría hablar de varios platos pero solo voy a decir uno, las croquetas de marisco, pero marisco de verdad y de precio barato 6 croquetas 6.-€ 
Con la consumición, siempre ponen pinchó. 
Si vais, preguntar a la cocinera por los callos.....? 
 
rua Hospital 3 (634 233 066)