Bodega de toda la vida
Buen vino y buen embutido, los callos de los domingos son espectaculares y las fabas de todos lo días muy buenas. 

Ya no quedan muchos locales como este, una bodega clásica con atención familiar. Además de las fabas, riquísimas, ofrece unas raciones de embutidos, también muy buenos, a unos precios más que razonables. Vale la pena.

Avd/ Gran Canaria 26    (981 26 20 22)