Este restaurante siempre esta lleno por sus ARROCES, lo cual recomiendo, pero como bien sabrán los que son cocineros, no hay dos arroces iguales.

Yo he comido muchas veces espectacularmente, otras no tanto, porque el arroz estaba algo pasado, pero generalmente están increíbles, y uno de sus secretos es el tomate que le echan a las paellas.

El local no es muy grande, por lo que recomiendo reservar, pero con unas vistas increíbles al mar en la mayoría de las mesas. Eso si, si el día es caluroso, aunque en A Coruña no son muchos esos días, el sitio no esta muy bien acondicionado, y unido al calor de un arroz caliente, lo llegas a pasar mal.

Antes del arroz, que hay de tres tipos: mixto de marisco y carne, de marisco, o arroz con bogavante; siempre puedes tomar algo de marisco fresco (percebes, centolla, nécoras, navajas, zamburiñas...), y también un buen pulpo o calamares.

En la mesa cuando llegas, siempre tienes un trocito de empanada por comensal, que se agradece por el hambre que tienes.

La carta de vinos no es muy amplia, pero esta bien de precio.

Y mi CONSEJO en función de los comensales que vayáis, si sois 3-4 personas, arroz para dos y una entrada, os llega, es decir, pedir siempre arroz para menos personas que los que seáis, ya que es muy generoso.

 

Mención especial también a los dueños en el año 75/77 María (cocinera) y Toño (el pata)  suegros de COMOBARATO. 

Un sitio frecuentado por los altos cargos militares, en aquellas fechas. Las ventanas daban casi al mar, luego se monto un complejo deportivo, piscina, pistas de tenis, se llamaba el SIRLAR.

Paseo Marítimo 9, 1ºC (981 90 43 47)