Pequeño local que lleva abierto un año, y que ya se ha ganado un hueco entre la restauración de La Coruña. Hay terraza con unas 8 mesas y dentro dos pequeños comedores con 4 mesas cada uno, por lo que si queréis cenar un fin de semana, os aconsejo reservar.
La idea del restaurante es mantener la tradición de la comida gallega, con una materia prima de 10, pero innovando en el resultado final y en la presentación de los platos.
Esto nos lleva a que haya disparidad de opiniones sobre el mismo. En mi caso me gustó la comida, algo caro desde mi punto de vista, comí cosas diferentes, bien elaboradas, pero el ambiente del local me pareció mas bien frío, y el servicio, en un local como este, donde la presentación de la comida por los camareros debe ser algo importante, esta muy lejos de lo que se espera.
Como anécdota, y espero que NO sirva como referencia para elegir el local, en un plato de cachola de cerdo, me encontré un diente de la cachola, y os podéis creer, que nadie tuvo el detalle de disculparse, cuando creo que en un local como este, donde el cliente debe ser lo mas importante, ante una situación similar, una disculpas o un detalle es lo mínimo.
Dicho esto, os dejo fotos de los cuatro platos que degusté, destacando el calamar y las setas, estas últimas con un huevo en el fondo y trufa por encima, que mezclado daba una combinación riquísima, y el ticket donde podéis ver el coste medio por plato.
Para saber si te gusta algo, hay que probarlo, y lo que ofrecen es bueno, pero muy mejorable en muchos aspectos.
Pruébalo
 
Plaza España 7 (881 924 882)