Este sitio cuesta encontrarlo, ya que si pasas por la puerta del mismo, no te percatas que esté allí, pero una vez dentro, te das cuenta que sitios así siempre, y en todas las ciudades, deben de existir.

Cuando entras te llama la atención el color de sus paredes, un color marrón claro terracota, con cuadros de clérigos, y que parece que no hay sitio, pero cuando andas un poco y giras a la izquierda dentro del local, tienes un amplio comedor con bastantes mesas.

CONSEJO, la cocinera es italiana y hace unos postres de muerte, así que te recomiendo que te dejes un huequecito en la barriga para probar alguno.

Yo comí la especialidad, y así la pagué, 10.-€, UTOPÍA DE CHOCOLATE, donde te traen un semicírculo de chocolate blanco con el postre en su interior, y para romper el mismo le echan con una pequeña taza de chocolate negro caliente. ESPECTACULAR, y ya no os cuento como estaba el interior con la mezcla del chocolate blanco y negro, para chuparse los dedos.

La especialidad, dentro de su amplia carta, son los mejillones a la italiana, los cuales los elaboran de distintas maneras, en función del gusto de los comensales, los cuales acompañan con un cubo de patatas fritas ( muy parecido a como se comen en BÉLGICA ).

Y la picanha de buey, la cual la acompañan con una piedra caliente para que te la hagas al gusto.

Pruébalo

rua riazor 2 (651 163 097)